Masaje fascial

Se podría decir que la fascia se ha convertido en un tema de moda. Hoy día se habla de la fascia en todas partes, aunque hasta hace poco mucha gente no había oido hablar de ellas. Naturalmente las fascias no son nada nuevo, sin embargo, en el pasado su transcendencia se ignoraba por completo.

fascia

Se partía de la base de que servían para envolver los músculos o como relleno del cuerpo. Hoy se sabe que las fascias son más que una mera funda para los músculos. Forman una red que recorre el cuerpo entero. Constituyen las partes blandas de nuestro tejido conjuntivo y dan forma a nuestro cuerpo. Sin ellas el músculo se desharía.

Hoy se habla incluso de un sexto órgano sensorial, ya que en las fascia se hallan multitud de sensores de percepción y receptores. Se ha descubierto que en las fascias puede detectarse muy claramente el dolor, ya que estas también pueden adhreirse o apelmazarse y perder, por lo tanto, su flexibilidad. Se da ya por sentado que gran parte de los dolores de espalda clásicos están localizados en las fascias.


Tú eres tú mejor terapeuta.

Nadie más que tú, puede escucharte y verte por dentro. Tú eres el superordenador que registra sus propios datos, analiza la información e interpreta sus experiencias dentro y fuera. No dejes que trascurra tu tiempo vital sin haber registrado y experimentado cada rincón y cada resquicio de tu estructura corporal.fascia

El autognosis empieza por la exploración del yo y el autoanálisis. Una falta de autodescubrimiento te hace susceptible al ataque ajeno. Cuanto más explores tu sistema fascial, más sensible te volverás a la hora de experimentar diversas sensaciones como el dolor y el placer.


¿Que sucede en el cuerpo con los rodamientos?

El objetivo del masaje fascial, es soltar estructuras fasciales enquilosadas y estimular la hidratación, la ligazón de agua en el tejido, algo así como si uno estrujara una esponja para generar una mayor capacidad de deslizamiento y elasticidad en el tejido.

Mediante el trasporte de líquido, la concentración de nutrientes de la matriz fundamental aumente (también de la matriz extracelular, que contiene dentro del cuerpo todo lo que no cuenta como célula. Los generan los fibroblastos). Debido a que el riego sanguíneo mejora, tiene lugar una buena profilaxis de las heridas y es más sencillo realizar movimientos individualmente. Además, el rodamiento fomenta el trasporte de productos finales del metabolismo. Es asimismo importante para eliminar el dolor y combatir puntos gatillo.


¿Cómo se hacen los rodamientos?

Es importante rodar lentamente y ahondar en el movimiento. Cuando se trabaja lentamente los posibles movimientos de rodamiento de forma continua (objetivo: de uno a dos centímetros por respiración), los fibroblastos producen un mensajero químico que descompone el excedente de colágeno del cuerpo.

fascia

Esta práctica es idónea, por tanto, para ablandar, por ejemplo en los casos de cicatrices o músculos contraídos y rígidos. Los deportistas profesionales ruedan más bien rápido para calentar al inicio del entrenamiento y despacio al finalizar el entrenamiento para regenerar.


Técnica de rodamiento con el MR16

Hay distintas posibilidades de hacer el masaje con el MR16. Incluso es aconsejable emplear diversas variantes, ya que con ello las fascias se abordan siempre desde otra dirección. Cuanto más versátil sea su trabajo, más eficaz será el masaje.

Mantener la presión:

Para ello coloca el MR16 sobre la zona elegida del cuerpo, presiona profundamente y a continuación mantienes la posición durante varios minutos. Con esto lo que logramos es liberar la fascia en lugar concreto y también es una excelente forma de tratar los puntos gatillo.

Rodar longitudinalmente:

Para ello coloca el MR16 sobre la zona elegida del cuerpo, varia la intensidad de la presión dependiendo de tus objetivos y ruedas en sentido longitudinal arriba y abajo.

Rodar diagonalmente:

Para ello coloca el MR16 sobre la zona elegida del cuerpo, varia la intensidad de la presión dependiendo de tus objetivos y ruedas en sentido diagonal todo lo que los bastones laterales te permitan y haz movimientos de arriba a abajo.

Rodar en zig zag:

Para ello coloca el MR16 sobre la zona elegida del cuerpo, varia la intensidad de la presión dependiendo de tus objetivos y, rueda en sentido longitudinal arriba y abajo y con movimientos de vaivén con los bastones laterales del MR16.


¿Qué más hay que tener en cuenta?

Es importante que te muevas siempre dentro de un dolor agradable, es decir, que percibas un dolor suave, una sensación que notes que te hace bien. Evita cualquier dolor más intenso que eso. No conduce más que a un mayor agarrotamiento y hay que interpretarlo como una señal del cuerpo de que el impacto externo es sencillamente excesivo para ti

Si determinados puntos te duelen especialmente, evita rodar sobre ellos y haz masaje en la musculatura adyacente, no obstante, con el MR16 tienes el control de la intensidad del rodamiento, así que no tendrás mayor problema en hacerte masaje en cualquier zona del cuerpo. Conforme vayas cogiendo soltura, tu percepción variará, puesto que las fascias volverán a ganar flexibilidad y, por lo tanto, a estar también menos doloridas.

Debido a que las fascias también necesitan de su tiempo de reposo y regeneración, lo ideal es utilizar el masaje en suspensión de 30-60 minutos, 3 días por semana. Sin embargo, en casos más graves los rodamientos pueden ser más frecuentes alternando los días de masaje con los de descanso.


Fascia, tejido en movimiento.

La fascia, al ser tan sensible a los movimientos, el tejido fascial puede verse fácilmente afectado por una inflamación, un traumatismo, una sobrecarga o una falta de actividad en cualquier punto del cuerpo. Esta tensión, inflamación del tejido miofascial crónico, creará una fibrosis, engrosamiento del tejido miofascial lo que generará dolor. Este dolor creará a su vez una tensión muscular lo que aumentará la inflamación. Es así como una pequeña tensión puede afectar el resto del cuerpo.

fascia

Para hacernos una idea, sería como hacer un nudo a una goma que envuelve el cuerpo; en este caso el resto de la goma entrará en tensión y “apretará” más en ciertos órganos o músculos. La tensión se va así moviendo por el cuerpo, creando puntos de dolor.


Beneficios del masaje fascial.

El principal beneficio de la liberación miofascial es que, al mantener el sistema fascial en buen estado y sin restricciones, la movilidad de nuestro cuerpo será óptima y este, por lo tanto, funcionará mejor. Así lo explica Álvaro Guerrero, fisioterapeuta y codirector del Centro Médico y de Rehabilitación Premium Madrid, quien también apunta que, “al eliminar las restricciones fasciales aumentamos la movilidad de todos los tejidos del cuerpo, consiguiendo mayor movilidad articular y mejor circulación de todos los fluidos corporales”.

Todo esto consigue, a su vez, que consigamos “eliminar las toxinas que se quedan acumuladas entre las distintas capas fasciales de nuestro cuerpo”. Por lo tanto, la liberación miofascial consigue otros beneficios adicionales relacionados con la retención de líquidos, la mala circulación sanguínea o la celulitis.

Y es que, en palabras del fisioterapeuta, se busca armonizar el movimiento de todos los tejidos que conforman nuestro cuerpo”.

Asimismo, el hecho de eliminar los puntos gatillo miofasciales hace que se reduzca el dolor localizado y se gane en calidad de vida.


Masaje fascial, bálsamo para el sistema nervioso.

Recientes investigaciones de las fascias confirman el cambio positivo en el estado anímico que se experimenta tras un automasaje. El masaje fascial es como un bálsamo para el sistema nervioso sobrecargado y estresado.

Si el automasaje se hace correctamente mediante determinadas maniobras o ejerciendo una presión constante, pueden controlarse las neuronas sensoriales, que le dan orden al sistema nervioso central que se relaje. Esta relajación ayuda al cuerpo a recuperar un estado regenerativo y sanador.


¿Cómo se lesiona la fascia?

  • El sistema fascial, cuando se lesiona, se retrae, produce adherencias entre tejidos y también se puede romper.
  • Una de las maneras de lesionarse la fascia es con un traumatismo directo.
  • Por sobrecarga, crónica o intermitente, por ejemplo, llevar siempre un cinturón o un sujetador muy apretados, mantener una misma postura viciada…
  • Por una inmovilidad prolongada (escayolas, enfermedades crónicas que requieren estancias largas en cama, por eso es tan importante el movimiento.
  • Por intoxicación, alérgenos o venenos. Cualquier sustancia que el cuerpo reconoce como extraño, supone un ataque a nuestra integridad, a nuestras fascias (que pertenecen a la capa embrionaria del mesodermo). En este punto, entran también las homotoxinas (por ejemplo, un exceso de glucosa en sangre). También dañan éstas nuestras fascias.

¿Qué consecuencias tiene una lesión de la fascia?

Cuando una fascia se lesiona, tanto por traumatismo directo, como por sobrecarga, como por inmovilidad o por intoxicación, hay un cambio directo en su estructura: baja el porcentaje de elastina, disminuye la creación de colágeno y por tanto, merma su capacidad de elongarse y/o acortarse. Se densifica, se crean “entrecruzamientos” fibrosos, se vuelve un tejido más rígido.

  • Si esta fascia, está directamente relacionada con un músculo, éste perderá funcionalidad (capacidad de contracción o de estiramiento, fuerza) se deformará, o perderá capacidad para hipertrofiar, para crear nuevas miofibrillas musculares. Así será un músculo débil, acortado, inactivo o/e hipotrófico.
  • Si la fascia en lesión atrapa a un gran vaso, como una arteria femoral, creará problemas circulatorios: mala perfusión a ese miembro inferior (piernas cansadas), calambres, claudicación intermitente, hinchazón de pies.
  • Si se tratara de la fascia plantar, tendremos fascitis plantar, neuromas de Morton, formación de espolones calcáneos, dedos en garra.
  • Si la fascia está muy relacionada con el paso de un nervio, puede dar lugar a parestesias, sensación de “acorchamiento”, pérdida de sensibilidad, calambres, radiculopatías (ciáticas, túnel carpiano, epicondilitis…).

“La salud no es solo la ausencia de enfermedad, sino también la armonía con uno mismo y el entorno”


La Fascia

Clic aquí

Visitar Tienda

Clic aquí