Entrenamiento en suspensión.

El entrenamiento en suspensió o más conocido como TRX®, es un sistema de acondicionamiento físico basado en la suspensión, donde aprovechando el peso de nuestro propio cuerpo conseguimos ejercitar de manera completa la musculatura corporal.

ENTRENAMIENTO EN SUSPENSION

El sistema de entrenamiento está compuesto por una cinta de nylon de alta resistencia, regulable en altura mediante hebillas metálicas, que dispone de un punto de anclaje por un extremo y empuñaduras y soportes para pies por el otro. Un equipo ligero, de menos de 1kg, que te permitirá llevar tu entrenamiento contigo a cualquier parte o ejercitarte fácilmente en tu propia casa sin realizar ningún tipo de instalación.

Entrenamiento en suspensión.
Sistema de entrenamiento.

La clave de la actividad física con el entrenamiento en suspensión es la realización de los llamados ejercicios funcionales

A diferencia de otro tipo de trabajo, como los ejercicios con peso, que se centran en una zona concreta, los ejercicios en suspensión se caracterizan por un entrenamiento natural, donde se ejercitan los grupos de músculos que intervienen en la realización de un movimiento, consiguiendo realizar un trabajo que ayuda a mejorar en conjunto nuestro cuerpo.

Entrenamiento en suspensión.

El entrenamiento en suspensión es una forma de realizar ejercicio que surgió entre miembros de los Navy SEAL (la principal fuerza de operaciones  especiales en la Armada de los Estados Unidos) que mientras estaban en misiones debían mantener la condición física y ante la falta de espacio adecuado y de equipamiento tradicional, comenzaron a utilizar un cinturón de paracaídas cosido a mano con herramientas para la reparación de botes de goma.


Objetivos del entrenamiento en suspensión.

Con el entrenamiento en suspensión, podemos realizar diferentes trabajos tanto cardiovasculares, como de fuerza, mejorando la movilidad y de la flexibilidad.

La mayoría de los ejercicios realizados son de todo el cuerpo, lo cual son aplicables a todos los deportes. Este sistema nos permite entrenar cada grupo muscular con un rango diferente de movimiento, trabajar varios grupos musculares a la vez, y añadir variedad a nuestras rutinas de entrenamiento.


¿A quien va dirigido este sistema?

El sistema de entrenamiento en suspensión puede ser practicado por cualquier persona con ganas de hacer deporte y ponerse en forma. No requiere de un estado de forma físico previo al poder ajustar el nivel de dificultad y exigencia según el movimiento que realicemos.

Además, es una opción muy recomendada para personas con poco tiempo al poder practicarse desde casa, gracias a sus distintos sistemas de anclaje, que permiten una sujeción a casi cualquier punto. Una vez sujeto, simplemente hay que seguir los ejercicios indicados en el manual o en alguna de las múltiples tablas de ejercicios que puedes encontrar. Por lo que puede ser practicado por cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento.


Beneficios del entrenamiento en suspensión.

Aunque nació con vocación de ser un entrenamiento militar, el entrenamiento en suspensión lo han incorporado a las rutinas de entrenamiento desde actividades colectivas, deportistas de élite, hasta los equipos de Medicina Deportiva, para mejorar la rehabilitación en determinadas lesiones.

Permite entrenar todo el cuerpo y aunque su principal finalidad es potenciar la fuerza muscular, la realización de ejercicios funcionales permite completar el trabajo con pesas tradicionales y mejorar la movilidad, la coordinación y la flexibilidad.


Indicado para personas mayores.

La amplia variedad de ejercicios, hace que pueda adaptarse a las rutinas de las personas de edad avanzada y se use el entrenamiento en suspensión para ayudarles a que se muevan con libertad y sin miedo a caerse.


Recuperación y disminución del riesgo de lesiones.

Fisioterapeutas, médicos especialistas del deporte y de rehabilitación lo utilizan en los tratamientos de mejora. Además, con este entrenamiento se trabajan los músculos que permiten mantener la postura adecuada al realizar ejercicio, los músculos estabilizadores, lo que reduce el riesgo de que se produzcan lesiones, especialmente en deportistas que realizan de forma habitual entrenamientos con pesas.


Ayuda a reducir los problemas de espalda.

Entrenamiento en suspensión.

El entrenamiento en suspensión incide especialmente sobre el core. Las partes del cuerpo que más trabajan son los músculos lumbares, abdominales o los del pecho, por ejemplo. La práctica continua de este entrenamiento refuerza estas zonas y como consecuencia reduce la lumbalgia y los dolores de espalda.



 Pérdida de peso.

Si quieres ponerte en forma y quemar grasa de manera saludable, el entrenamiento en suspensión es tu mejor baza.

Este sistema de entrenamiento, sirve para adelgazar porque quema las toxinas y calorías que no necesitas y fortalece los músculos de tu cuerpo.

Además, gracias a la rutina de entrenamiento en suspensión para adelgazar en combinación con el MR16 como herramienta de recuperación, aumentarás la resistencia física y la flexibilidad tan necesarias en nuestro día a día. Al trabajar todas las partes del cuerpo requiere un gasto de energía mayor.


Tonificación y fuerza.

La utilización del propio peso corporal aumenta la fuerza y tonifica los grupos musculares.


Evita la pérdida de masa ósea.

Los ejercicios con el entrenamiento en suspensión pueden ser de bajo impacto. Sin embargo, aporta las ventajas de las actividades y ejercicios donde se soporta peso y favorece que no se reduzca la masa ósea de las personas que siguen el entrenamiento.



Masaje Autónomo

Clic aquí

Tienda

Clic aquí


CONTACTO

Política de privacidad